Tés o infusiones | Té blanco Té verde | Té azul o té oolong | Té negro | Té rojo o pu erh | Rooibos | Infusiones de hierbas | Preparar el té perfecto

Beber una taza de té al día es una gran forma de mantenerse sano y feliz. El té es una bebida compleja con diferentes sabores, variedades y formas de prepararlo que dependen de las regiones de cultivo, las tradiciones y los métodos de producción. Esto lleva a miles de tipos de té, un mundo casi infinito si incluimos las infusiones de hierbas.

Con tanta variedad, es complicado decidir por donde empezar si eres nuevo en este mundo o si quieres probar nuevos sabores. Por esta razón hemos elaborado esta guía para ayudarte a entender los diferentes tipos de té en función de su sabor y aroma, con algunos consejos sobre como preparar la taza de té perfecta.

Tés o infusiones

Lo primero es aclarar la diferencia entre el té y las infusiones. Las infusiones se elaboran al infusionar especias, hierbas y raíces en agua caliente, en cambio, el té se prepara al infusionar hojas de té procedentes de la planta Camellia sinensis, que contienen teína de forma natural. Las infusiones de hierbas no contienen teína.

Teína o cafeína

La teína y la cafeína son el mismo alcaloide. La ciencia comprobó que se trataba del mismo componente, simplemente actúan de forma diferente. La teína del té tiene un efecto diferente a la cafeína del café, esto se debe a que la teína se une con otros componentes presentes en el té. Al ser infusionado el té, la teína se combina con los taninos, que atenúan y estabilizan su efecto. Se podría decir que el té tiene un efecto estimulante y que el café tiene un efecto excitante.

Té blanco

Té blanco

El té blanco es el menos procesado de todos y su proceso de elaboración consiste en un solo paso. Las hojas de té se cosechan e inmediatamente después se dejan secar a la luz del sol. Todos los tés blancos se producen en la provincia de Fujian en China y solo se utilizan las hojas de té más jóvenes y tiernas.

Hay dos variedades principales de té blanco: el Silver Needle y el Pai Mu Tan. El primero se hace usando solo los brotes nuevos de la planta y tiene un sabor dulce. El Pai Mu Tan se elabora usando brotes y hojas, dando un resultado un sabor más robusto, dulce y especiado.

Sabor y aroma

Los sabores delicados, dulces y redondos, confieren a este té su perfil de sabor suave y sutil. El té blanco tiene matices florales y afrutados que se pueden potenciar añadiendo una rodaja de limón o un poco de miel. Es uno de los tés más suaves y por ello es una gran opción para casi todo el mundo, siendo un té perfecto tanto para principiantes como para entendidos del té.

Té verde

Té verde

Los tés verdes son poco procesados, pero su método de producción es algo más complejo que el del té blanco. Las hojas de té se cosechan y se dejan marchitar para reducir su contenido en humedad. A continuación, las hojas se cuecen en sartén o al vapor para evitar la oxidación. Durante el proceso de secado, los maestros enrollan la hojas en bolitas o en forma de largas ramitas, según la variedad.

Las variedades más populares de té verde son el gunpowder y dragon well chinos y el sencha, matcha y genmaicha japoneses. El sencha es el más popular en japón, el matcha se elabora moliendo las hojas de té verde hasta convertirlas en un fino polvo y el genmaicha es una mezcla única de té verde y granos de arroz tostados. El gunpowder recibe este nombre por su forma de aspecto similar a balas y el dragon well es el té verde de mayor calidad de los producidos en China, utilizado a menudo como obsequio a las personas queridas.

Sabor y aroma

Normalmente, los tés verdes chinos se cuecen en sartén y tienen un sabor tostado que recuerda a los frutos secos, mientras que los japoneses se cuecen al vapor y tienen sabores más vegetales y herbáceos. La mayoría de los tés verdes son de color verde claro a excepción del matcha que tiene un color verde vivo y brillante. 

Té azul o té oolong

Té azul o té oolong

El té azul o té oolong, es conocido en China como "té wulong" donde se ha consumido durante siglos. Es un té parcialmente oxidado, con un perfil de sabor más intenso que el té verde pero más suave que el té negro. Sigue un proceso similar al del té negro, pero durante la oxidación los maestros de té aplican calor a las hojas para detener el proceso.

Sabor y aroma

El té color es de color ámbar intenso. Su sabor es floral y de cuerpo medio. Los tés oolong pueden variar mucho su sabor, dependiendo de cuando se ha detenido el proceso de oxidación. Los tés oolong menos oxidados se parecerán más a los tés verdes mientras que los más oxidados serán más similares a los tés negros. Este es uno de los té preferidos por los amantes del té, ya que combina algunas de las cualidades de los tés más conocidos, conserva el sabor vegetal y floral de los tés verdes y añade el sabor afrutado y cuerpo más intenso de los tés negros.

Té negro

Té negro

El té negro es comúnmente conocido en occidente como "té negro" pero en China se le llama "té rojo". Esté té es el más procesado de todos. Las hojas se cosechan y se dejan marchitar. Posteriormente se enrollan para crear pequeñas fisuras en las hojas, esto hace que las enzimas reaccionen con el oxígeno y comience el proceso de oxidación. Por último, las hojas se calientan y dejan secar. El resultado es una bebida de color marrón oscuro.

Los tés negros más famosos son los producidos en China, India y Sri Lanka. En la India las mayores regiones productoras son Assam y Darjeeling, dando lugar a tés negros reconocidos en todos el mundo. Los tés de Sri Lanka se conocen como Ceylon y son también muy valorados.

Sabor y aroma

El té negro de Assam es el más robusto y de sabor terroso. El Darjeeling es el té negro más delicado, ofreciendo sabores más suaves y afrutados, que recuerdan al vino moscatel. Los tés negros Ceylon de Sri Lanka tienen notas de chocolate, especias y cítricos. Los tés negros chinos tienen un sabor más potente y astringente.

Además de los tés negros puros, merece la pena comentar por su importancia dos variedades de té negro muy conocidas y valoradas en occidente: el Earl Grey y el Chai. El té Earl Grey tiene un sabor y aroma cítrico debido a que se mezcla con bergamota. El té chai se especia con cardamomo, jengibre, pimienta negra y canela, y se suele beber mezclado con leche.

Té rojo o pu erh

Té rojo o pu erh

Aunque en España se ha dado a conocer como té rojo, en China a este té se le conoce como "Pu Erh", donde es venerado por sus propiedades beneficiosas para la salud. Hay dos tipos de té pu erh, el crudo y el envejecido. El pu erh crudo se elabora recogiendo las hojas de la planta Camellia sinensis y sometiéndolas posteriormente a altas temperaturas. El calor destruye las enzimas.

El pu erh envejecido se somete a una fermentación posterior y se envejece durante años para desarrollar diferentes perfiles de sabor. A medida que las hojas de té envejecen, se exponen a oxidación natural, por lo que estos tés se consideran tés post-fermentados o post-oxidados.

Sabor y aroma

Los tés pu erh crudos son más parecidos en sabor y aroma a los tés verdes, mientras que los envejecidos son más parecidos al té negro en su composición. Los tés pu erh envejecidos suelen tener un color rojizo oscuro, mientras que el té pu erh crudo es un poco más claro. El té pu erh tiene un sabor terroso, con matices tostados y dulces.

Rooibos

Té de rooibos

Aunque se le suele llamar té de rooibos, este se produce con las hojas de la planta Aspalathus linearis. Esta planta se cultiva casi exclusivamente en la región montañosa de Cederburg en Sudáfrica. Las hojas se enrollan, se oxidan y se dejan secar. El proceso de oxidación vuelve las hojas de un color rojo intenso, por esta razón a también se le conoce como "té de arbusto rojo". El rooibos no contiene teína y se puede beber con o sin leche, siendo una gran alternativa al té negro.

Sabor y aroma

El rooibos tiene un sabor refrescante y a frutos secos, con mucho cuerpo. Se describe a menudo como una bebida con sabor a vainilla, caramelo y miel. El color de su infusión es rojo intenso y vibrante.

Infusiones de hierbas

Infusiones de hierbas

Las infusiones de hierbas se hacen con especias, hierbas, raíces y flores. Por norma general las infusiones no contienen teína. Las infusiones de hierbas las han usado los humanos desde la antigüedad para tratar diferentes enfermedades de forma natural. Las más comunes son las que incluyen jengibre, menta, ortiga, manzanilla o hinojo.

Sabor y aroma

El sabor y aroma de las infusiones depende en gran medida de las plantas y especias usadas en su elaboración. Pueden ir desde los sabores florales de la manzanilla y la flor de aciano a sabores cítricos del limón o la melisa, pasando por los sabores especiados del jengibre o el regaliz.

Consejos para preparar el té perfecto

Estos consejos para preparar la taza de té perfecta son válidos para tés o infusiones a granel. El té matcha tiene un método de preparación especial que puedes leer en esta pequeña guía.

Usa té a granel

Muchas personas que comienzan a beber té piensan que este sabe mal, en muchas ocasiones se debe a que usan té en bolsitas de baja calidad. Como ocurre con la mayoría de alimentos y bebidas, la calidad es importante. El té en bolsitas se produce en su mayoría con restos de las hojas y suelen contener polvo y otras impurezas. En cambio, el té a granel de calidad se elabora con las hojas completas y al infusionarlo permite que las hojas se expandan completamente, liberando todo su sabor y aroma. Además, las hojas de té se pueden volver a infusionar varias veces, dependiendo del tipo de té.

Temperatura del agua

Una de las razones más comunes por las que un té puede saber amargo y no gustar es infusionarlo a la temperatura equivocada. Algunos tés, como el té verde saben muy amargos cuando se preparan con agua excesivamente caliente. En general, el té blanco y el té verde deben prepararse con agua entre 75-85 ºC, ya que son más delicados y su sabor es más sutil. Los tés más fuertes, como el té oolong y el té negro, se deben preparar con agua caliente entre 90-100 ºC. Las infusiones de hierbas y el té de rooibos se preparan con agua hirviendo (100 ºC).

Te recomendamos que controles la temperatura del agua con un termómetro para té, en caso de que no tengas uno puedes seguir esta sencilla regla. Lleva el agua hasta ebullición (100 ºC) y déjala reposar sin tapar durante unos minutos según la temperatura que quieras. Espera 2 minutos para que quede el agua a 90-95 ºC, 5 minutos para que quede a 80-85 ºC y aproximadamente 10 minutos para que quede a 75 ºC.

Tiempo de infusión

El tiempo de infusión de los distintos tés también varía en función del tipo. Si se deja reposar demasiado tiempo, los tés pueden desarrollar sabores amargos que no resultan atractivos. El tiempo recomendado para los tés blancos y verdes es de 1-3 minutos. Para el té oolong de 2-4 minutos. Para el té negro y el té rojo el tiempo adecuado es de 3-5 minutos. Para las infusiones de hierbas y el té de rooibos el tiempo de infusión va de 5-10 minutos.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados