¿Qué es el té verde? | El té verde y sus propiedades | Cómo tomar té verde | Cómo preparar té verde | Donde comprar té verde

El té verde ha sido una bebida popular en Asia durante siglos, formando parte de la cultura y las tradiciones de China y Japón, incluso usándolo en el tratamiento de diversas enfermedades por sus propiedades beneficiosas para la salud.

Sigue leyendo para conocer todo sobre el té verde y sus propiedades, su origen y algunos útiles consejos sobre como prepararlo.

Comprar té verde ecológico >>

Té verde

¿Qué es el té verde?

El té verde se produce a partir de las hojas de la planta Camellia sinensis. Las hojas de esta planta son las mismas con las que se elaboran el resto de tés: té blanco, té azul o té oolong, té negro y té rojo o pu erh.

China y Japón son los principales productores y consumidores de té verde, teniendo cada uno un proceso diferente de producción que da lugar a distintos perfiles de sabor. Los tés verdes japoneses se cuecen al vapor y tienen un sabor más delicado, vegetal y herbáceo, mientras que los tés chinos se cuecen en grandes woks dando lugar a tés verdes más robustos y de sabor tostado que recuerda a frutos secos. En esta pequeña guía puedes descubrir más sobre los diferentes tipos de té verde.

El té verde y sus propiedades

El té verde tiene una gran variedad de beneficios para la salud, por esta razón se ha usado durante siglos en la medicina tradicional india y china. En los últimos años, el té verde ha sido objeto de numerosos estudios científicos centrados en sus propiedades para la salud, estas son las conclusiones más importantes:

1. Ayuda a mantener sano el corazón

El té verde está repleto de antioxidantes conocidos como polifenoles y catequinas que pueden proteger la salud del corazón. Estos antioxidantes mejoran la circulación sanguínea y reducen el riesgo de coágulos y ataques al corazón. Los polifenoles del té también pueden ayudar a reducir la presión arterial alta y a regular los niveles de azúcar en sangre. El té verde también ayuda a reducir el colesterol malo o LDL, que se ha relacionado con diferentes enfermedades cardiacas.

Uno de los estudios más significativos sobre esta propiedad del té verde para la salud del corazón se realizó en Japón en más de 40.000 adultos. Los resultados mostraron que las personas que bebían al menos una taza de té verde al día tenían un riesgo mucho menor de mortalidad a causa de enfermedades del corazón.

2. Acelera la pérdida de peso

El té verde es conocido por ayudar a perder peso más rápido. De hecho, es uno de los ingredientes que encontrarás a menudo en suplementos o píldoras para adelgazar.

Esto es debido a que las catequinas del té verde aumentan los niveles de energía, acelerando el metabolismo y mejorando la función del hígado. Al acelerar la tasa metabólica, el cuerpo quema las reservas de grasa más rápidamente, lo que significa que se pierde peso más rápido. Esencialmente, el té verde acelera la oxidación de las grasas. Estas catequinas del té también ayudan al hígado a convertir las grasas en energía, lo que puede ayudar a aumentar el rendimiento deportivo y la resistencia.

De forma secundaria, el té es una excelente ayuda para la pérdida de peso cuando se utiliza como sustituto de refrescos azucarados y bebidas energéticas.

3. Salud para los huesos

A medida que envejecemos, los problemas de salud en nuestros huesos aparecen con más frecuencia. La osteoporosis, que es un grave debilitamiento de los huesos del cuerpo, se debe a un desequilibrio metabólico que provoca una formación más lenta de nuevo tejido óseo. Los estudios en animales han sugerido con fuerza que el té verde puede favorecer la formación de los huesos. En estos estudios con animales, los huesos mostraron una mayor masa ósea, volumen y grosor. Otros estudios en personas han mostrado que los bebedores habituales de té verde tienen mayor densidad ósea que los no bebedores.

4. Mejora la función cerebral

El té verde contiene teína y L-teanina. La teína presente en el té verde actúa como estimulante de forma diferente a como lo hace el café, liberándose de forma más dosificada en el cuerpo y manteniendo sus efectos durante más tiempo sin causar el nerviosismo que se achaca a la cafeína del café.

La L-teanina es un aminoácido que aumenta la actividad de los neurotransmisores GABA, teniendo efectos ansiolíticos y aumentando la dopamina, lo que provoca relajación y mejor concentración. Se ha demostrado que la teína y la L-teanina actúan de forma conjunta, produciendo un efecto mucho más suave y diferente al del café.

5. Reduce el azúcar en sangre

Mantener un nivel bajo de azúcar en sangre puede ser complicado. Hoy en día, debido a la gran cantidad de azúcar presente en la comida y bebida que consumimos, es fácil desarrollar resistencia a la insulina e incluso diabetes.

El té verde puede ayudar a la sangre a gestionar las cargas glucémicas y a controlar los niveles de azúcar en sangre. Esto significa niveles de energía más constantes y una ayuda para prevenir picos de azúcar.

¿Cómo tomar té verde?

El té verde es una bebida muy beneficiosa, pero es importante tener en cuenta algunos factores para poder sacarle todo el partido.

No es recomendable tomar té verde con el estómago vacío ya que la teína y las catequinas podrían causar pequeños problemas estomacales. Te recomendamos que tomes tu primera taza después del desayuno o tras el almuerzo.

El té verde contiene teína, y aunque su efecto no es tan excitante como el del café, es mejor tomar la última taza de té verde del día unas 2 o 3 horas antes de ir a dormir, para evitar problemas insomnio. Incluso si te resulta demasiado estimulante re recomendamos que pruebes tés verdes bajos en teína como el kukicha o el genmaicha.

Es muy recomendable tomar té verde antes de realizar ejercicio, ayudándote a que este sea más efectivo, ya que el té verde mejora la resistencia y la concentración, además de acelerar tu metabolismo.

Té verde

¿Cómo preparar té verde?

Estos consejos para preparar té verde se refieren a té verde a granel de hoja suelta, el té verde en polvo, como el té matcha, tiene su propio método de preparación.

1. Usa té a granel

Muchas personas que se inician en el consumo de té lo hacen probando el té en bolsitas que se vende en las grandes superficies. Lo entendemos, es fácil y rápido. El problema es que estas bolsitas no contienen hojas de té de calidad. Las bolsitas de té verde contienen polvo y restos de hojas de té que no ofrecen el auténtico sabor y aroma de un té elaborado con hojas completas.

Si prefieres sabores tostados te recomendamos que pruebes los tés verdes chinos como el Gunpowder o el Dragon Well, mientras que si prefieres los sabores vegetales y más dulces puedes probar los tés verdes japoneses, como el Sencha o el Kukicha.

2. Temperatura del agua adecuada

Por lo general el té verde debe prepararse a una temperatura de entre 70 y 90 ºC. Los tés verdes japoneses son más delicados y deben prepararse a entre 70 y 85 ºC, mientras que los tés verdes chinos pueden infusionarse a temperaturas de entre 75 y 90ºC.

La mejor manera de controlar la temperatura del agua es utilizar una tetera con controles de temperatura incorporados o un termómetro para té. Si no tienes, simplemente hierve el agua en una olla al fuego. Retira el agua cuando comience a hervir y déjala reposar durante 1 o 2 minutos, antes de añadirla a la tetera.

3. Tiempo de infusión correcto

Esta es la parte en la que la mayoría de la gente se mete en problemas. Eliges tu té preferido, le añades el agua a la temperatura correcta y te vas a pasear por la casa, mirar el móvil o hacer cualquier tarea. El resultado es un té que lleva 10-15 minutos en remojo y que sabe increíblemente amargo.

Al igual que al cocinar, al preparar té hay que prestar un poco de atención. Las hojas de té son delicadas y se queman si se infusionan demasiado. Para preparar una taza de té verde perfecta es suficiente con dejar las hojas infusionar 2-3 minutos.

Un pequeño truco: las hojas de té verde a granel se pueden reinfusionar un par de veces, así que, cuando saques las hojas de té del agua déjalas secar para volver a utilizarlas más tarde.

4. Añadir extras

Algunas personas no disfrutan con el sabor vegetal o tostado del té verde. Por suerte, es suficiente con añadir algunos aromatizantes para adaptar el sabor. 

Es muy común añadir unas gotas de zumo de limón o limón fresco en rodajas. También puedes añadir un poco de miel para hacerlo más dulce o un poco de canela. El té verde con jengibre está delicioso y la menta lo hace muy refrescante.

¿Dónde comprar té verde?

Puedes comprar té verde en cualquier supermercado o gran superficie, pero generalmente será de baja calidad. Te recomendamos que compres té a granel de hojas suelta en tiendas de té especializadas.

En Replantea tenemos un amplio catálogo de tés verdes ecológicos de gran calidad, a granel y libres de químicos, azúcares y otros aditivos.

TAGS:

COMPARTIR:

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados