Una planta conocida como Camellia sinensis produce las hojas y brotes a partir de los cuales se elabora el té, la bebida más consumida del mundo, solo por detrás del agua.

La planta del té o Camellia sinensis, que crece en climas tropicales y subtropicales, es un arbusto de hoja perenne que produce pequeñas flores blancas. Las hojas y los brotes están preparados para ser cosechados tres años después de la plantación del arbusto. Una vez cosechadas, las hojas se secan y se enrollan para preparar su distribución.

Recolección de hojas de té

Los principales productores de té son China, Japón, India y Sri Lanka. Sin embargo, en los últimos años han surgido nuevos países productores de té como Bangladesh, Vietnam o Kenia. En el té, al igual que en el vino, influyen en el sabor y aromas el tipo de suelo, el tipo de planta, la altitud y la edad de la planta.

Cada país productor puede producir cualquiera de los 5 tipos de té: té blanco, té verde, té azul o té oolong, té negro y té rojo o té pu erh. Pero algunas regiones son más conocidas por estar especializadas en uno u otro tipo de té. Por ejemplo, Japón es conocido por el té verde. China es famosa por sus tés blancos y tés pu erh. India y Sri Lanka producen algunos de los mejores tés negros del mundo.

Principales tipos de té

Antes de que el Comandante Robert Bruce descubriera plantas salvajes de té en la India a mediados del siglo XIX, en Europa se pensaba que los tés negros y los té verdes provenía de plantas diferentes. Hoy sabemos que es el proceso de oxidación el que modifica el estado natural de las hojas de té, cambiando su color y sabor, y dando lugar a los diferentes tipos de té.

Té blanco

Los mejores tés blancos proceden de una preciada cosecha compuesta íntegramente por brotes. Los tés blancos también son los que menos se manipulan. Las hojas se secan de forma natural o con la ayuda de ventiladores para eliminar parte de su humedad. La bebida que producen es delicada, extremadamente refrescante y contiene poca teína.

Leer más sobre el té blanco >

Hojas de té verde tostadas

Té verde

Producido principalmente en China y Japón, donde se pueden encontrar más de 1.500 variedades, el té verde es la bebida preferida de estos países. Las hojas frescas se deshidratan para evitar cualquier posibilidad de oxidación, lo que aumenta los taninos de la bebida, el color verde y su contenido en antioxidantes.

Leer más sobre el té verde >

Té azul o té oolong

Los tés auzles o tés oolong ("wulong" en la traducción oficial del mandarín), se procesan según una tradición con tres siglos de antigüedad. Se someten a una oxidación parcial antes de ser enrollados. Los chinos y taiwaneses producen dos tipos principales: tés oolong que se someten a una oxidación del 10 al 45% y cuyos aromas florales ligeramente dulces son similares a los del té verde, y los que se someten a una oxidación del 45 al 70%, lo que les da notas amaderadas, afrutadas y a veces caramelizadas.

Leer más sobre el té oolong >

Té negro

El té negro es uno de los tés más populares en todo el mundo y también es el más procesado de los tés verdaderos. Las hojas se cosechan y se marchitan inmediatamente, enrollándose para liberar las enzimas, que reaccionan con el oxígeno. Una vez enrolladas, las hojas se extienden una a una para que se produzca la oxidación completa. Una vez que las hojas se vuelven marrones, se cuecen para evitar más oxidación y cambios de sabor. Este té tiene un perfil de sabor fuerte y suele ser de color marrón intenso, rojo o negro. El té negro tiene toques de chocolate negro, dátiles y pasas.

Leer más sobre el té negro >

Té rojo o té pu erh

El té rojo o té pu erh pertenece a la familia de los tés sometidos a envejecimiento, también conocidos como tés post-fermentados. Este té fermentado se puede dejar envejecer durante décadas. A menudo se compacta formando discos o bolas y es reconocido como uno de los tés de más alta calidad por los entendidos del té.

Leer más sobre el té rojo o pu erh > 

Té a granel

Componentes químicos del té

Los antioxidantes, los flavanoles, los flavonoides, las catequinas y los polifenoles son tipos de compuestos vitales potencialmente beneficiosos que se encuentran en el té.

Los principales compuestos del té que han demostrado ser beneficiosos para la salud son los antioxidantes. Los antioxidantes actúan para combatir la oxidación en el cuerpo humano. Al igual que el oxígeno provoca la corrosión de los metales, el estrés oxidativo en el cuerpo humano puede provocar el deterioro de las células y los órganos. El estrés oxidativo se ha relacionado con los signos prematuros de envejecimiento, como las líneas de expresión y las arrugas. También se ha relacionado con el cáncer y las enfermedades degenerativas de las células, como el Alzheimer y el Parkinson.

¿El té contiene teína o cafeína?

La teína y la cafeína son el mismo alcaloide. Reconocida en 1838 como idéntica a la cafeína del café, la teína del té se distingue, sin embargo, de la cafeína del café porque forma diferentes enlaces con otras sustancias, lo que cambia su efecto en el organismo. Cuando las hojas de té se infusionan, la cafeína se combina con los taninos, que atenúan y estabilizan su efecto. Los taninos impiden que la cafeína se libere rápidamente, por lo que se absorbe durante más tiempo. El efecto estimulante de té, por tanto, dura más y es más regular que el del café.

Los tés ecológicos de Replantea

En Replantea envasamos exclusivamente tés ecológicos e infusiones ecológicas, certificados por el organismo regulador de la Unión Europea. Nuestros tés ecológicos provienen de las mejores regiones productoras en Japón, China, India y Sri Lanka, están libres de químicos nocivos como pesticidas o fertilizantes agresivos y no contienen aditivos como conservantes o azúcar.

Comprar tés ecológicos >>

CATEGORÍAS:

COMPARTIR:

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados