La forma de preparar un té a granel puede marcar la diferencia entre una experiencia de té increíble y otra sin importancia. Es muy sencillo aprender a preparar té una vez que se conocen algunas reglas generales. Así que, aquí está nuestra guía sobre todo lo que tienes que tener en cuenta para preparar la taza de té perfecta.

Comprar té a granel

La regla de las tres tes

En primer lugar recuerda esta sencilla regla antes de preparar té a granel: Tipo de té, Temperatura del agua y Tiempo de infusionado. Los distintos tipos de té tienen diferentes temperaturas y tiempos de infusión ideales para obtener el mejor sabor del té en cuestión. Por esta razón, tómate un minuto para pensar en las tres tes antes de prepararlo.

Tipo de té: ¿Qué tipo de té quieres preparar? Las hojas de té verde, por ejemplo, son más delicadas y frescas que las de té negro, por lo que se pueden infusionar a una temperatura más baja y no es necesario dejarlas reposar tanto tiempo. Las infusiones, por su parte, no contienen hojas de la planta de té Camellia sinensis, por lo que pueden reposar mucho más tiempo que el té sin volverse astringentes o amargas.

Temperatura del agua: Según el tipo de té que prepares, deberás utilizar diferentes temperaturas del agua. La mejor manera de garantizar la temperatura adecuada es utilizar un hervidor eléctrico con control de temperatura o un termómetro para té. Si no tienes a mano, la ebullición completa se produce cuando el agua llega a 100 ºC y cuando comienzan a aparecer burbujas en el agua es a 85 ºC. También puedes llevar el agua a ebullición y dejar que se enfríe entre 1 y 3 minutos antes de añadir las hojas de té.

Tiempo de infusionado: Si dejas el té infusionar durante muy poco tiempo, puede parece que no sabe a nada o que está aguado. Si dejas el té demasiado tiempo en remojo, puedes arriesgarte a que el té se vuelva amargo y astringente. Por esta razón es importante controlar el tiempo de infusionado.

Preparando té a granel

Tipo de té Temperatura Tiempo
Té blanco 75 a 85 ºC 2 a 3 minutos
Té verde 75 a 90 ºC 2 a 3 minutos
Té oolong 80 a 90 ºC 3 a 6 minutos
Té negro 90 a 100 ºC 3 a 5 minutos
Té rojo 85 a 95 ºC 3 a 5 minutos
Infusiones 100 ºC 5 a 10 minutos

 

Recuerda que estas recomendaciones son generales. Lo mejor es que preguntes en tu tienda especializada de té o que sigas las recomendaciones de etiquetado de cada té.

Calentar el agua para preparar té a granel

Ya has elegido el tipo de té que va a preparar y conoces la temperatura y tiempo de infusionado. Ahora te damos unos consejos sobre los mejores métodos para calentar el agua:

- Hervidor de agua: Lo mejor de este accesorio es que solo necesitas enchufarlo y se apaga automáticamente cuando el agua llegar a hervir, en tan solo un par de minutos. Algunos hervidores de agua incluso tienen control de temperatura para ajustar la temperatura exacta en función del tipo de té elegido.

- Olla pequeña o cazuela: Si no dispones de hervidor, no hay problema. Solo tienes que hervir agua en una pequeña cazuela para preparar tu taza de té.

- No uses el microondas: Aunque es una forma muy rápida de calentar el agua, no es recomendable usar microondas. Un microondas no calienta el agua de manera uniforme y los diferentes microondas tienen diferentes niveles de calor, por lo que no hay un ajuste consistente para hervir el agua. Aunque aparezcan burbujas al cabo de un minuto más o menos, no significa que el agua haya llegado a hervir del todo. Y como no hay forma de medir el punto de ebullición en un microondas, también es fácil sobrecalentar el agua.

Extras en el té

 Añadir extras al té

Leche, azúcar, limón. ¿Sabías que originalmente el té no se servía con ninguno de estos complementos populares hoy en día? Tomar té con leche y azúcar fue algo que popularizaron los británicos y posteriormente los estadounidenses en el siglo XVIII, cuando las importaciones de azúcar de las islas caribeñas se dispararon. 

El limón era otro extra popular entre los ingleses al tomar el té de la tarde. A los invitados se les ofrecía la posibilidad de elegir entre leche o rodajas de limón, nunca los dos al mismo tiempo, ya que el limón puede hacer que la leche se cuaje.

Tener estos complementos era un lujo en esta época, ya que eran caros, por lo que se convirtió en una seña de riqueza y estatus. Además, en estos años el té que se importaba era de baja calidad, así que los aditivos ayudaban a aromatizarlo y enmascarar su sabor.

Hoy en día es posible conseguir té de calidad en tiendas especializadas, por lo que es posible beber té como se hacía antiguamente y lo siguen haciendo en los países productores. Por esta razón, recomendamos beber el té a granel sin aditivos, al igual que harías con un buen vino. Así podrás apreciar mejor los sabores delicados y sutiles del auténtico té.

Reinfusionar el té a granel

El té a granel de alta calidad, a diferencia del té en bolsitas, se puede volver a infusionar. Con esto lograrás sacarle más partido a tu té al poder preparar más tazas con las mismas hojas de té. Si quieres saber como hacerlo correctamente puedes leer nuestro artículo sobre Reinfusionar el té.

Esta pequeña guía es válida para la mayoría de tés a granel, pero hay otros tés o preparaciones que requieren diferentes pasos, en nuestro Blog encontrarás otras guías útiles:

Aprende a preparar té matcha

Aprende a preparar té chai latte

Aprende a preparar té moruno

CATEGORÍAS:

COMPARTIR:

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados