No necesitas comprar té helado embotellado de Nestea o cualquier otra marca para disfrutar de esta refrescante bebida cuando llega el calor. Preparar té helado o iced tea en casa es tan sencillo como mezclar tus hojas de té preferidas con agua fría o caliente. Además las posibilidades son ilimitadas ya que puedes añadir otros ingredientes como fruta fresca o hierbas para satisfacer tu paladar. En esta práctica guía aprenderás a preparar té helado con hojas de té a granel en lugar de té en bolsitas, usando 3 sencillos métodos.

Preparar té helado o iced tea

Métodos para preparar té helado

Té helado estándar

El té helado es una bebida popular para el verano que puede prepararse usando cientos de sabores diferentes. El té helado más conocido se suele preparar con bolsitas de té negro o con hojas de té negro y un endulzante para potenciar el sabor. El té negro es el preferido por tener una gran cantidad de taninos que producen un sabor fuerte y robusto con más cuerpo.

Para un mejor resultado, es conveniente utilizar ingredientes de alta calidad. El té a granel tiene mejor sabor y proporciona mayores beneficios para la salud que el té en bolsitas, ya que el té a granel contiene la hoja entera. También te recomendamos usar agua filtrada para obtener el mejor sabor.

Ingredientes:

Instrucciones:

  1. Lleva el agua a ebullición
  2. Añade las hojas de té. Para tés negros y tés oolong puedes dejar las hojas infusionar entre 3 y 5 minutos.
  3. Retira las hojas de té y deja que el té se enfríe a temperatura ambiente.
  4. Sirve directamente en vasos llenos de hielo o guarda en el frigorífico para beberlo más tarde.

Cold brew o infusión en frío

El método de infusión en frío o cold brew consiste en preparar el té utilizando agua fría en lugar de agua caliente. Como el agua fría no extrae los sabores tan rápidamente como el agua caliente, las hojas de té se dejan en el agua durante varias horas.

Para preparar el té en frío, es necesario utilizar una mayor cantidad de té para desarrollar los mismos sabores que cuando se prepara con agua caliente o hirviendo. Como regla general, utiliza dos cucharaditas de hojas de té por cada taza de agua, es decir, el doble que si prepararas el té de forma habitual.

Si quieres usar un edulcorante, utiliza azúcar líquido, como el sirope. Los azúcares sólidos, como la miel y el azúcar moreno, no se disuelven bien en el agua fría, por lo que deben evitarse.

Ingredientes:

  • 5-6 cucharadas de té negro ceylon o té oolong
  • 6 tazas de agua o 1,5 litros
  • Endulzante de tu elección
  • Jarra de cristal
  • Colador de malla fina

Instrucciones:

  1. Llena una jarra de cristal grande con agua fría y añade las hojas de té sueltas.
  2. Tapa la jarra y deja reposar el té durante toda la noche o al menos de 8 a 10 horas.
  3. Prueba el té para asegurarte de que el sabor es el adecuado para tu gusto. Si el té sabe demasiado débil, déjalo reposar más tiempo.
  4. Utiliza un colador de malla fina para retirar las hojas de té. Refrigéralo para beberlo más tarde o sírvelo en vasos de cristal grandes llenos de cubitos de hielo.

Sun tea o té del sol

El té del sol es un método de elaboración de té que aprovecha la energía del sol para hacer un sabroso té helado. Las hojas de té se colocan en agua y se exponen a la luz solar directa durante varias horas mientras infunden sabor y aroma.

Algunos críticos opinan que la preparación del té al sol es peligrosa porque las temperaturas tibias pueden favorecer la proliferación de bacterias. Este método de preparación del té puede ser seguro si se toman las precauciones adecuadas. Utiliza siempre una jarra de cristal. Cubre el té para evitar que las bacterias y otros contaminantes entren en el recipiente durante el proceso de infusión. Haga lotes pequeños y guarda el té preparado al sol sólo durante 1 o 2 días.

Ingredientes:

  • 5-6 cucharadas de té negro ceylon o té oolong
  • 6 tazas de agua o 1,5 litros
  • Jarra de cristal
  • Tapa para mantener la jarra cerrada

Instrucciones:

  1. Llene un recipiente de cristal limpio con agua a temperatura ambiente y añade las hojas de té.
  2. Coloca el recipiente a la luz directa del sol durante 4 o 6 horas y cúbrelo con una tapa. Es posible que tengas que mover la jarra para mantenerla a la luz del sol, dependiendo de dónde vivas.
  3. Prueba el té para determinar el sabor deseado. Si el sabor es demasiado débil, deja que el té siga reposando.
  4. Una vez que el té esté listo, sírvelo en vasos altos con cubitos de hielo o guárdalo durante uno o dos días en el frigorífico.

Ejemplos de té helado

Usa tu imaginación para preparar deliciosos tés helados

Preparar té helado es una forma estupenda de experimentar con los sabores y mantenerte hidratado durante los días más calurosos. Aunque las mezclas tradicionales de té helado se hacen con hojas de té negro, puedes experimentar con otros tipos de té como el té verde o el té blanco o con infusiones de hierbas con sabores afrutados. Incluso puedes utilizar tés negros aromatizados y especiados. Prueba un té negro Earl Grey para darle un toque de sabor cítrico u opta por un té negro chai para obtener un sabor más exótico y especiado.

También puedes añadir otros ingredientes para hacer tu propia receta y disfrutar aún más del té helado. Añade hojas de menta fresca o endúlzalo con trozos de fruta fresca en lugar de otros edulcorantes poco saludables como el azúcar.

Sea cual sea tu sabor, estas recetas de té helado y métodos de preparación son las herramientas perfectas para refrescarte en verano con una sabrosa bebida. Empieza a preparar deliciosos tés helados y te aseguramos que ya no querrás beber otra cosa.

CATEGORÍAS:

COMPARTIR:

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados